Livraria Cultura

La configuración de la planta de la librería, especialmente por medio de una circulación abierta buscó la fluidez y la continuidad espacial.  El trayecto arquitectónico comienza en un espacio acogedor, hasta llegar a un lugar monumental, vivo, donde quedan la mayoría de los productos y donde los visitantes pueden interactuar los unos con los otros; pueden coger un libro y leer un capítulo antes de comprarlo, o simplemente tomarse un descanso admirando el movimiento.  Pensamos que así son las librerías del siglo XXI, espacios acogedores y agradables que terminan por favorecer la sociabilización entre las personas.  El programa es la propia vivencia de la tienda.

300-4-149372_Cultura_MK27ia